Kick-Ass 2

Escrito por Santana Parker.

Kick-Ass 2

Si hubiera sido posible, de entre todas las profesiones existentes yo hubiera escogido la de super héroe. Por desgracia en el mundo real, ponerse un colorido disfraz y salir a combatir el crimen es mucho más complicado de lo que parece en los cómics, pues los superpoderes no existen y es muy fácil terminar bien muerto.

En Kick-Ass los superpoderes tampoco existen. Todos los héroes que aparecen ahí son gente común y corriente que se disfrazan y hacen el bien inspirados precisamente por Kick-Ass, un chavo que un día dijo "quiero ser un super héroe" y se disfrazó con un traje de buzo.

¿Por qué, a pesar de todas las influencias existente, nunca nadie había tratado de ser un super héroe? Se preguntaba este chavo en la primer película. La respuesta es muy fácil de entender. Si yo hoy me disfrazara y me dispusiera a combatir el crimen agarrándome a trancazos con los delincuentes lo más probable es que terminara en el hospital. También Peter Parker acabaría así si no lo hubiera picado una araña radioactiva o el mismo Bruce Wayne si sus papás hubieran sido pobres.

Total que en el mundo de Kick-Ass, ser un super héroe está de moda, pero ¿qué sería de los super héroes sin sus nemesis? Claro, sin villanos ser un héroe no tendría chiste. De esa manera en esta segunda parte Kick-Ass debe enfrentar no solo a los problemas de ser un jóven héroe en el mundo real, sino también a su archirrival y antes aliado el Mother Fucker.

Hablando con honestidad, Kick-Ass 2 no es una de esas sorpresivas excepciones en las cuales la secuela resulta ser mejor que la película original. No sé hasta qué punto el cambio de director haya afectado pero ya no hay sorpresas. Desde el principio sabemos hacía donde se dirige la trama y eso es algo que siempre me ha parecido frustrante, en especial cuando la primer película me dejo gratamente sorprendido. Las secuencias de acción son buenas pero no tanto como las de antes y en cuanto a los actores, ni el quejumbroso Jim Carrey destaca.

Ah, pero todos esos puntos bajos son porque estoy comparando la primer película con su secuela. Si viéramos a esta segunda parte como un producto aparte podríamos decir que el conjunto es bastante decente y funciona como película de acción. No es tan violenta como Jim Carrey decía y en todo caso se agradece ver un poquito de humor negro y sangre falsa en las películas de super héroes porque la mayoría son muy ñoñas.

Si comparten el gusto por los cómics y los super héroes, vayan a verla, es muy probable que les guste siempre y cuando no se pongan a compararla con la primera película.