Pacific Rim

Escrito por Santana Parker.

Pacific Rim

Los robots son geniales. No sólo los robots que arman nuestros coches o que exploran Marte, también son fantásticos aquellos robots de ficción que algunas veces tratan de destruir a la humanidad y otras veces nos ayudan a combatir el mal y mejor aún si son gigantescos y destruyen todo a su paso.

Desde muy joven me he maravillado con los robots y sus participaciones en la ciencia ficción, ya fuera en el cine con películas como Blade Runner, Robocop o el mismo Terminator, o en la televisión con series animadas como Mazinger Z, Evangelion, Macross o los Gundams. También vienen a mi mente algunos juegos de video como Cyberbots, Omega Boost o Zone of Enders. ¡Uf! Ejemplos hay un montón y Pacific Rim es una mezcla de todo esto con historias de invasiones alienígenas tipo La Guerra de los Mundos, comprimida en una fantástica película de poco más de dos horas de duración.

¿Ultraman era un robot? No me acuerdo, cuando estaba de moda yo aún no existía. Tampoco he visto muchas películas de Godzilla, a penas un par sin embargo los conozco y sé que son grandes iconos de la cultura popular. También sé que los Power Rangers guardaban algunas similitudes con el estilo de los personajes antes mencionados y siento que hasta de ahí salió influencia para está película. Claro que de entonces a la actualidad las cosas han evolucionado muchísimo.

Los tiempos de la gente con botargas de robots y de monstruos gigantescos peleando en ciudades de cartón mientras volaban chispas por todas partes han quedado muy lejos. Hoy en día todo se hace con la computadora y, aunque hay días en los que extraño las viejas técnicas de producción de efectos especiales, debo admitir que en Pacific Rim están muy bien logrados. Tuve la oportunidad de verla tanto en 2D como en 3D y pienso que, si eligen su cine correctamente, vale más la pena verla en 3D pues a diferencia de otras presumidas películas, aquí está bastante mejor aprovechado este recurso. Visualmente la producción es fenomenal.

En cuanto a la parte argumental, la verdad es que ahí la película palidece bastante pues la trama es lineal, con poco reto para el espectador y con varios agujeros que le podríamos cuestionar, además está llena de clichés y los personajes son estereotipos poco carismáticos que jamás nos generan ni un poquito de simpatía, con excepción de Ron Perlman que siempre me ha caído muy bien pero cuya participación aquí es casi un compromiso. Hay un poco más que sólo batallas de robots pero no tanto como tener que ponerse a escarbar en la historia. Definitivamente no es la película más creativa de Guillermo del Toro quien agarró pedazos de todos lados para armar su producto, sin embargo, ver a los arrogantes humanos defenderse con esos toscos robots de los gigantescos monstruos invasores es fascinante, mucho más emocionante que en otras huecas superproducciones similares.

Si les gustan las películas de monstruos gigantes, de acción con robots, de ciencia ficción o si son fans de Evangelion, Gundam, los Transformers, Voltron, RanXephon o cualquier otra cosa que incluya en su nómina robots bien grandes, no puedo dejar de recomendarles ésta película, sé que les va a gustar. Pero véanla en el cine para que valga la pena.