Django Unchained

Escrito por Santana Parker.

Django Unchained

No soy el ser más fanático de Quentin Tarantino. Hay varias películas suyas que me encantan como Pulp Fiction o Reservoir Dogs, pero por ejemplo Kill Bill no me gustó tanto. Aún así pienso que es un gran director y siempre que sale una nueva película suya me emociono mucho.

Incluso los poco clavados en la vida de este director sabemos que le encantan las viejas películas italianas de vaqueros. Alguna vez leí por ahí que una de las películas favoritas de Tarantino era "El Bueno, El Malo y El Feo". Pues finalmente se le cumplió su deseo de hacer su propio western y después de todo le quedó algo muy divertido... exagerado también, pero divertido al fin de cuentas.

Sin lugar a dudas la primera etapa de la película es la mejor. En ella el Dr. King Schultz (interpretado admirablemente por el alemán Christoph Waltz) rescata a un esclavo llamado Django (un insípido Jamie Foxx) para convertirse en un par de caza recompensas en busca de los cientos de dólares que se ofrecen por atrapar a malvados criminales.

Como siempre las películas de Tarantino tienen mucho de donde sacarle sabor: la música, los diálogos, los giros en la trama pero sobre todo creo que este señor tiene un gran talento para sacar lo mejor de los actores que elige para representar a sus personajes como aquel John Travolta de Pulp Fiction.

En el caso de Django Unchained, el atractivo de la primera mitad cae completamente en la interpretación de Christoph Waltz como el carismático dentista que libera a Django y es que, aunque la película se llame precisamente "Django" creo que el protagonista es el personaje menos interesante de todo el largometraje. No sé si Tarantino se quedó con las ganas de Will Smith y de plano agarró a Jamie Foxx porque ya no le quedó de otra pero al final de cuentas resulta uno de los personajes con menos sabor creados por Quentin. Waltz en cambio está fabuloso. Ya en Bastardos sin Gloria lo habíamos visto hacerla en grande pero ahora apreciamos más sus capacidades pues, aunque sigue siendo alguien de gran carisma como su personaje de Hans Landa, ya no lo odias, todo lo contrario. Puede ser terrible pero también muy simpático.

En la segunda parte de la película el viejo dentista y el esclavo liberado van a rescatar a la esposa del segundo quien trabaja en la granja nada más y nada menos que de Leonardo Dicaprio. Por alguna razón siento que esta parte de la película es menos potente que la primera, tal vez porque se le empieza a dar más peso al protagonista y como les comentaba no es un personaje que me haya convencido, sin embargo hay dos joyas de la interpretación en esta sección de la película: la de Leonardo Dicaprio como el poderoso Calvin Candie y la del genial Samuel L. Jackson como su temible, racista y colmilludo mayordomo.

Pero mejor no dividamos la película y veámosla como el conjunto que es, el cual tiene muy buenos resultados y resulta muy emocionante y divertida. Algunos dirán que es demasiado exagerada, pero bueno ¿qué película de Tarantino no lo es?

Me ha tocado conocer por ahí a gente que es fanática de Tarantino sólo por la violencia y la sangre a borbotones, pero yo pienso que hay mucho más material en cada uno de sus trabajos que únicamente violencia. Hay crítica, homenajes, algo de historia, no sólo muertos y balazos.

No soy un gran fan de los vaqueros pero si les recomiendo mucho que vean Django Unchained. La trama es lineal, un tanto predecible y el protagonista de plano no me gustó, pero todo lo demás es buenísimo, el guión, la música, la escena de los racistas enmascarados y en especial las actuaciones de Dicaprio como el villano, Jackson como su compiche y Waltz como el dentista alemán antiesclavitud que va a la Tierra de los Dulces a rescatar a la esposa de Django.

Diablos, hasta ganas me dieron de volver a jugar Red Dead Redemption.