Silent Hill Revelation

Escrito por Santana Parker.

Silent Hill Revelation

Al día de hoy, no hay juegos que me hayan generado más tensión que los primeros tres de la serie Silent Hill, tal vez porque empecé a jugarlos cuando supuestamente no tenía la edad adecuada para hacerlo pero ¿cómo podría resistirme si mis mejores pesadillas se las debo a ellos?

Hace no mucho tiempo durante la era del Playstation surgió un género en los videojuegos llamado "Survival Horror" que fue popularizado por la saga Resident Evil. Desde mi punto de vista llamar a un Resident Evil algo de "horror" es exagerar. Claro que eran buenos juegos pero lo que sentías al jugarlos no era horror, sólo te hacían brincar de vez en cuando pero igual que lo haces cuando tu hermano se esconde en una esquina de la casa y cuando vas pasando te grita ¡boo! Eso no es terror, más bien es una reacción como de sorpresa.

Pero en el año 1999 apareció por ahí un juego que realmente te hacía sentir miedo y te mantenía en un estado de tensión constante. Se llamaba Silent Hill y en él un papá perdía a su hija en un accidente automovilístico y se iba a buscarla en un pueblo embrujado lleno de monstruos horripilantes. Así, gracias a un campo de visión limitado por niebla y oscuridad, una música tenebrosa, la vulnerabilidad del protagonista, la infernal realidad paralela, un diseño de monstruos espeluznantes y una radio estresante que sonaba cuando un enemigo andaba cerca, el juego te hacía sentir miedo como ningún otro, especialmente si lo jugabas en la madrugada, solo y a oscuras. Los primeros tres Silent Hills fueron muy buenos, pero después siguieron sacando otras secuelas que poco a poco dejaron de ser interesantes.

Gracias a la fama alcanzada por este videojuego, en el año 2006 sacaron una película basada en él. Fue dirigida por el francés Christophe Gans y, aunque no era ninguna maravilla resultó ser una de las mejores películas basadas en videojuegos.

El éxito de la primera película trajo consigo la inevitable secuela que se basa en la tercera entrega de la saga y, así como sucedió con los juegos, da continuidad a la historia de los personajes del primer Silent Hill cuando Heather Mason va al dichoso pueblo a buscar a su papá.

Para un fan de la serie resulta satisfactorio ver que la parte visual de la película se apega tanto al juego, lamentablemente no es igual de fácil adaptar la parte del argumento. De hecho los juegos nunca se han caracterizado por ser algo sencillo de entender, siempre hay enigmas y cosas que quedan pendientes y creo que ese puede ser un gran problema cuando se trata de trasladar esto a 90 minutos de cine. Aquí trataron de simplificar las cosas para evitar que la audiencia se perdiera pero eso sólo le resta chiste y lo peor es que nunca llega a transmitir esa tensión constante que transmitían los primeros videojuegos.

En general el ambiente captura la esencia oscura y oxidada de los juegos pero los monstruos, bueno, esos no me convencen. Sólo los monstruos sacados de la saga original podrían asustar: las enfermeras, Pyramid Head, el conejo Robbie, pero los demás son insípidos y no asustan ni un poquito, además ¿por que meter siempre a Pyramid Head? ¿Qué no ese cuate sólo salía en el segundo juego? ¿no se les podría ocurrir algo más terrorífico que reciclar lo mismo un y otra vez? Por otro lado, la participación de los actores es muy pequeña con excepción de la protagonista a quien le queda bien el papel de Heather pero bueno, tampoco es que se haya tenido que esforzar mucho para interpretarlo.

La música es otro de los factores de gran importancia en la saga Silent Hill y afortunadamente esta película cuenta con la colaboración del compositor original Akira Yamaoka. Me acuerdo mucho del tema del primer Silent Hill, de verdad me daba escalofríos.

El fuerte de los juegos de Silent Hill radica en su tenso modo de juego y en su estética perturbadora. Lo visual se puede adaptar al cine sin demasiados problemas pero la jugabilidad no y sin eso las películas de Silent Hill sólo tienen un argumento resumido y algo confuso del cual agarrarse.

En conclusión, Silent Hill Reveltation funciona para pasar el rato, especialmente para los fanáticos por todas las referencias que hay esparcidas por ahí, además visualmente está bien lograda y se asemeja mucho al estilo de los juegos, pero no asustará a nadie y si no eres seguidor de la serie no vas a entender mucho de lo que está pasando.